Chocolatería Valor: la seguridad de quedar satisfecho

Tiempo hacía que no me dejaba caer por esta chocolatería situada en Gijón en la céntrica calle Corrida. Y la verdad es que da gusto comprobar que incluso pasados tantos meses, el buen sabor de boca que te deja una visita a este establecimiento que funciona a su vez como tienda de los productos de esta prestigiosa marca de chocolates, sigue siendo igual de satisfactorio.

Una de las cosas que hay que asumir al entrar en esta chocolatería es tener lista la cartera; efectivamente Valor no es un producto barato y este local tampoco lo es, un buen chocolate a la taza con algunos churros -lo que seguramente toman la mayoría de quienes lo visitan- ronda los cinco euros, y lo mismo ocurre con la mayoría de los diferentes chocolates que oferta, bien para beber o combinado como postre para comer. Su carta ofrece también otras bebidas más aptas sobre todo para el verano como granizados de frutas y claro, de... ¡chocolate! Pero en su favor hay que decir que uno queda satisfecho por la enorme calidad del producto que paga, sobre todo en los chocolates, que es la especialidad de la casa. El éxito de este local es una prueba de que cuando se ofrece un buen producto, a la gente no le importa pagar un precio más caro siempre que quede satisfecha y considere adecuada la relación calidad-precio... Y en este caso, lo es sin duda.

A todo esto hay que sumar un establecimiento que incluso cuando se encuentra abarrotado -cosa habitual los fines de semana- suele estar muy limpio, incluidos los baños -situados en la parte de abajo tras descender unas empinadas escaleras, no hagáis como yo que durante mis primeras visitas pensaba que no tenían-, y con una decoración que, aunque un poco "retro" para mi gusto, está cuidada y creo que es acorde con la imagen y el producto que quiere venderse. Existe también la posibilidad de poder observar a través de la cocina, totalmente acristalada y expuesta al público -cosa muy de agradecer- cómo se amasa y se hace la masa de los churros... Porque sí, los churros de Valor, el otro producto estrella de la casa junto con el chocolate, son de lo mejorcito que uno puede probar y nos harán volver una y otra vez: su aspecto y sabor no dejan indiferente a nadie y dejan en evidencia a los que se ofrecen -más baratos, eso sí- en tantos otros locales de Gijón, lamentablemente precongelados de fábrica y terriblemente aceitosos por gente que ni siquiera sabe freírlos. Es de agradecer la jarra de agua con vasos que siempre tienen dispuesta junto a la caja, porque el sabor amargo y la textura espesa del chocolate casi puro que ofrecen invita a refrescarse antes de marcharse.


En nuestra visita -porque acudí acompañado de mi esposa- pedimos una ración de churros, un chocolate a la taza -menos puro y por ello más barato que otros de la carta, pero igualmente bueno- y en mi caso un delicioso chocolate mediterráneo que se nos presenta en una vistosa taza de porcelana acompañado con una rica chocolatina: se trata de un chocolate líquido pero notablemente espeso, de sabor ligeramente amargo y con un toque delicioso de naranja, que abruma los sentidos del paladar, el olfato y hasta la vista. Su calidad y sabor son sobresalientes, en mi opinión, e invitan a repetir y volver a este lugar.

Como punto no negativo, pero sí a reseñar, he de decir que la ración de churros incluía sólo cuatro churros... Y digo "sólo" porque, si la memoria no me falla, antes eran más abundantes y traían mínimo seis. No obstante aun así, su tamaño y sobre todo su sabor hicieron que no nos arrepintiéramos de la elección y que olvidáramos rápidamente la "rebaja", cosas de la crisis supongo.

Otro aspecto que destaca de esta chocolatería Valor es la atención, pese a haber estado en varias ocasiones en general siempre ha sido bastante buena y profesional -siempre puedes tener una mala experiencia, pero no es el caso-, y eso se nota en el personal, que a diferencia de otros locales en los que uno observa constantes cambios de camareros, aquí mantiene más o menos las mismas caras. Que haya una constancia del personal a lo largo del tiempo sirve para que éste se familiarice con el establecimiento, su carta, sus productos y sus clientes habituales, cosa que acaba notándose en el servicio; pero también es una evidencia del trato que existe a nivel de funcionamiento interno, si el personal se queda es porque está a gusto, y eso -como saben los buenos hosteleros y empresarios- acaba trasladándose en el trato al cliente y por ende, en los resultados y en las cuentas.

En definitiva, muy satisfechos por nuestra nueva visita -y ya van muchas- a esta estupenda chocolatería, que ha sabido mantener su nivel y destacar claramente por encima de su competencia. Ya estoy pensando cuándo volveré.

LocalizaciónGoogle Maps

Webhttp://www.chocolateriasvalor.es/localizacion/chocolateria/asturias/gijon/16

CALIFICACIÓN
(1-muy malo, 2-malo, 3-normal, 4-bueno, 5-muy bueno)

Comida: 5
Ambiente/Decoración: 4
Limpieza: 5
Servicio/Atención: 5
Relación calidad-precio: 4
Recomendable: SÍ

Comentarios